Pop Up Zumar, un nuevo espacio para llevar el teatro a zonas vulnerables de Guayaquil | Teatro | Entretenimiento

Romina Zeballos y Ricardo Velástegui son los responsables de este proyecto que tiene previsto abrir tres salas de teatro.

29 de diciembre, 2021 – 09h22

El teatro, para el público, sirve como opción de entretenimiento, de distracción e incluso de catarsis. Llevarlo a sectores vulnerables, donde regularmente no se consume este tipo de contenidos, e involucrar a la comunidad lo transforman no solo en una alternativa de esparcimiento sano, sino en un espacio de inspiración y aspiraciones.

Romina Zeballos, directora de la unidad de proyectos Zumar, y Ricardo Velástegui, actor y director de Pop Up Teatro Café, han desarrollado juntos Pop Up Zumar, iniciativa que tendrá como misión presentar obras teatrales en las instalaciones del centro municipal que ahora contará con tres salas implementadas para esta actividad.

“Desde que comencé a trabajar en el área social, siempre me enfoqué en proyectos artísticos de intervención social, entonces si trabajábamos en Monte Sinaí o la isla Trinitaria, hacíamos talleres de grafiti, de arte urbano, de teatro, y los resultados que he visto durante estos diez años que llevo trabajando en el Municipio de Guayaquil han sido muy positivos”, sostiene Zeballos, quien fuera reina de Guayaquil en 2012.

Zeballos, licenciada en Artes Escénicas, asegura que a través del teatro pueden abordar diversas temáticas de forma más dinámica, como la violencia de género. “Con las obras de teatro que tenemos previsto presentar vamos a lograr que los asistentes puedan ver estos temas desde otra perspectiva, que no sea la típica charla y no se te queda nada y no lo disfrutas. Queremos a la vez también culturizar y llevar este tipo de arte, donde han sido muy pocas las personas que han tenido la oportunidad o acceso a ver una obra de teatro y espacios culturales. Queremos que vean que hay un mundo lleno de posibilidades”, indica.

Según detalla Zeballos, Pop Up Zumar se da después de dos años de haber presentado el proyecto. “Hemos podido definir muchos detalles, al fin podemos decir que está 99 % concretado, llevamos trabajando con Xavier y Ricardo Velástegui porque son personas apasionadas en lo que hacen. Queremos que vivan la experiencia del teatro, como sucede en las instalaciones de Pop Up Teatro, en Urdesa”, menciona.

Velástegui asevera que esta necesidad social es parte de la motivación como artistas para compartir el arte con distintos sectores y públicos. “Hay muchas personas que pueden conocer a Pop Up, pero que a lo mejor no tienen los recursos para ir. Pero a través de Pop Up Zumar podremos no solo llegar a más audiencia, sino tener nuestro semillero de artistas que lleguen a tablas más profesionales, que no solo sean actores, sino cantantes, músicos, etcétera. Nacerán actores que puedan llegar a Pop Up Cinema (plataforma de streaming de cine local). Este es un proyecto que llevará a la gente a vivir esa experiencia de meterse en un cajón, que no hay nada mejor”, manifiesta

Ricardo Velástegui y Romina Zeballos mientras hacen un recorrido en una de las salas de arte donde funcionará el Pop Up Zumar, en Guayaquil. Foto cortesía

Se tiene previsto que antes de finalizar el 2021 se inauguren las salas en el centro polifuncional Zumar, ubicado en Bastión Popular. “Queremos no solamente cubrir al sector de Bastión Popular, sino también a los demás sectores del noroeste de la ciudad. Esta es una manera de distraerse en familia, y a través del Municipio (las obras) serán de acceso gratuito, con una temática educativa y de reflexión para los asistentes”, dice.

Etapas

Pop Up Zumar tendrá dos fases. La primera es de microteatro, que contará con dos salas (para 25 a 30 personas) para estas producciones; y la segunda será la apertura de una sala principal (con capacidad para 200 espectadores) y la formación de un grupo de actores con habitantes del sector. “La idea es que ellos puedan hacer un intercambio, cuando ya estén preparados, que vayan al Pop Up de Urdesa, que los actores vengan también acá y ser parte de esa cultura artística de la ciudad y que más adelante puedan trabajar en esta profesión si así lo quieren”, refiere. Recalca además que el aforo de las salas será reducido por la pandemia.

Velástegui expone que tendrán un contenido variado. “Tendremos temas para todo público y de teatro infantil, también desarrollaremos el teatro-foro, donde después de presentar la obra podremos intercambiar opinión con los asistentes y los actores sobre lo que vieron; estos conversatorios también sirven de mucho para los actores”, agrega.

Zeballos indica que Pop Up Zumar prevé funcionar los jueves, viernes y sábados (este día para teatro infantil), mientras que los miércoles se desarrollarán jornadas de teatro-foro. La primera temporada de funciones, que duraría tres meses, sería desde las 18:00, con cuatro funciones por día.

A través de un sistema de boletería digital, los asistentes podrán inscribirse con una semana de anticipación para acceder a una entrada.

El actor y productor asevera que el semillero de teatro que crearán no tiene una edad límite y enfatiza en que la diversidad de sus participantes enriquecerá las propuestas teatrales que van a desarrollar. “Estamos buscando también artistas que quieran sumarse a la etapa de capacitación para el grupo teatral y además es importante recalcar la cantidad de trabajo que se está desarrollando, porque les da la oportunidad a los artistas de trabajar en distintos escenarios”, dice.

De acuerdo con Zeballos, anualmente se beneficiarán alrededor de 10.000 personas al año. Esta cifra equivale a los espectadores que podrán disfrutar de las obras de teatro. (I)

Latest articles

Related articles