Reducir las 28 semanas de gestación para interrumpir el embarazo por violación entra a negociación en la Asamblea Nacional | Política | Noticias

La Comisión de Justicia se reúne este 14 de enero a partir de 09:30 para recibir a médicos, científicos y de expertos sobre el tema antes de aprobar el informe

14 de enero, 2022 – 06h00

La Comisión de Justicia espera revisar el plazo de hasta siete meses de gestación para interrupción voluntaria del embarazo de las mujeres mayores de 18 años de edad, y sin plazo para niñas, adolescentes menores de 18 años de edad y mujeres con discapacidad.

Para ello recibirá en comisión general a los profesionales y expertos que desde lo técnico y evidencia científica para que presenten sus aportes y observaciones al nudo crítico del proyecto de ley que garantiza la interrupción voluntaria del embarazo de niñas, adolescentes y mujeres en caso de violación.

La mesa está convocada para este 14 de enero a las 09:30, y según su presidente, Alejandro Jaramillo (ID), el proyecto en debate no está escrito en piedra y puede modificarse hasta el lunes que es el plazo que se pusieron los asambleístas para presentar el informe para conocimiento del pleno.

La inclusión de un plazo de hasta siete meses de gestación para poder interrumpir un embarazo por violación partió a las bancadas legislativas y anticipan un voto disperso, lo cual complica reunir al menos 70 votos a favor de este texto.

No habría votos para que interrupción del embarazo por violación se permita hasta los siete meses de gestación. Aquí primeras posturas en bancadas

Las críticas del texto planteado desde el correísmo a través del asambleísta José Agualsaca recibió críticas desde la misma bancada a la que se pertenece, sectores sociales y colectivos provida.

Jaramillo aclaró que el informe de la comisión que preside no es vinculante y de hecho no está escrito en piedra y el pleno será el que se pronuncie finalmente.

Explicó que su voto fue en contra de la propuesta del legislador Segundo Chimbo (PK), que planteó un plazo de hasta doce semanas para la interrupción del embarazo por violación, porque las mismas comparecencias de expertos, médicos, abogados y especialistas señalaron que la mayor parte de las niñas y amazónicas se dan cuenta de que están embarazadas pasado el primer trimestre de gestación. Y para atender esos casos decidió apoyar la propuesta que plateó la interrupción hasta los siete meses de gestación, anotó

Su coidearia Wilma Andrade consideró que la propuesta de las 28 semanas para interrumpir un embarazo es absurda y radical, y lo único que hace es liquidar la posibilidad de una aprobación en la Asamblea Nacional, y con ello se pierde el objetivo fundamental que es tener una ley que despenalice el aborto y que las mujeres no sean revictimizadas.

Indicó que la posición de los legisladores Alejandro Jaramillo y Johanna Moreira de respaldar la moción de hasta las 28 semanas para interrumpir el embarazo fue rechazada por el bloque y ha dividido a la bancada. “Yo soy madre y no me pueden decir siete meses, por favor”, reclamó.

Dijo que los dos legisladores y la Comisión de Justicia no midieron las consecuencias, han tenido un manejo sin un objetivo claro, porque liquida toda la lucha de las mujeres por la despenalización del aborto, porque ha llevado a dividir a los bloques e inclusive de algunos legisladores que estaban firmes en apoyar la despenalización.

El tema sobre la interrupción del aborto por violación parte aguas en la sociedad y no solo en las diferentes fuerzas políticas, y la bancada de la Revolución Ciudadana no es la excepción afirmó el asambleísta Juan Lloret.

Este sector político considera que se tiene que recibir los criterios de los profesionales médicos que puedan dar su versión sobre el tema, por lo tanto, pasa por un debate de orden técnico que político, y del lado de la bancada correísta habrá la apertura para asumir esos criterios que puedan orientar mejor la elaboración de la ley, añadió.

La bancada resolvió que cada legislador tendrá libertad en función de la objeción de conciencia para que pueda exponer su criterio de manera individual, pues no habrá una votación homogénea, anticipó Lloret, quien en lo personal no cierra a la posibilidad de recudir el plazo para garantizar la interrupción del embarazo por violación.

La Bancada Acuerdo Nacional (BAN), según la legisladora Nathalie Arias, la propuesta de plazo de 28 semanas para la interrupción del embarazo por violación desconoce el mandato de la Corte Constitucional.

Precisó que existe un criterio técnico de establecer un plazo máximo de 12 semanas para menores de 14 años y de 6 para mayores de 14 años, considerando que todo procedimiento médico, que exceda ese tiempo, conllevaría mayores riesgos para la mujer.

Desde el lado del bloque Pachakutik también existe división y aún no existe una resolución sobre el tema. Pero uno de sus delegados ante la Comisión de Justicia presentó un informe de minoría del proyecto en discusión.

El legislador nacional Ricardo Vanegas planteó que el procedimiento de interrupción voluntaria del embarazo en caso de violación se puede realizar hasta las seis semanas de gestación para mujeres mayores a 18 años y hasta 12 semanas de gestación para niñas, adolescentes menores de 18 años, mujeres de la ruralidad y mujeres con discapacidad. Este informe cuenta con el respaldo de los asambleístas Sofía Espín (UNES) y Dalton Bacigalupo (ID). (I)

Latest articles

Related articles